Si Señor Tu Sabes Que Te Quiero – Descubre Quién Dio Esta Respuesta

Si-Señor-Tu-Sabes-Que-Te-Amo

Del Evangelio según san Juan 21, 1-19 – El texto Bíblico de hoy nos da a conocer dos episodios que están de alguna manera relacionados entre sí: en el primero, se aparece nuestro Señor Resucitado a los discípulos mientras realizaban los trabajos y faenas de la vida diaria como era la pesca; allí el Señor sigue insistiendo en que su condición de resucitado no lo hace menos humano.

En el segundo episodio, Jesús le da a Pedro la misión de apacentar su rebaño, luego de haberle exigido reiteradamente su confesión de amor y fidelidad, y le renueva la llamada vocacional, como al inicio de su amistad.

La pesca Milagrosa

Vemos entonces que Jesús se presenta a los discípulos cuando ellos están pescando. No se aparece en la tarde, sino al amanecer. No se les aparece en una reunión general comunitaria para la fracción del pan, sino cuando están faenando, misionando, trabajando.

Realmente no se sabe cuánto tiempo ha pasado después de la primera aparición de Jesús, ni tampoco que tiempo los discípulos han estado en Galilea. Lo que sí conocemos es que estos pescadores, al estar frente al lago, reviven con gratos recuerdos y deciden ir de pesca. Pedro como casi siempre da la iniciativa y el resto lo acompaña. El trabajo de pesca fue un completo fracaso, pues perdieron la esperanza cuando al amanecer aún no han pescado nada.

En estas circunstancias laborales, al igual que los apóstoles echaron las redes en el lago Tiberiades y la pesca fue negativa, nosotros cada día echamos las redes y nos desalentamos porque nuestras redes siguen vacías. No nos damos cuneta de que seguir a Jesús es un itinerario de fe, de amor y cercanía a los más débiles, y que Nuestra vida en muchas ocasiones dista mucho de ser realmente atractiva para los alejados.

Si Señor, Tu Sabes, Que Te Quiero

Si Señor, Tu Sabes, Que Te Quiero

Mientras ellos insisten en pescar algo, Jesús llega a la orilla y los saluda. Ellos no lo reconocen, Jesús les da una orden sobre dónde tirar las redes, inmediatamente Juan reconoce al Maestro, Pedro se lanza al mar para saludarlo. Jesús ha preparado el desayuno e invita a sus discípulos a comer. Ellos finalmente lo han reconocido pero no se atreven a preguntarle: “¿Tú, quién eres?”

Jesús en un ambiente ameno comparte con ellos el pan y el pescado, el fruto de la pesca milagrosa,  luego de haber comido se dirige a Pedro para comisionarle la misión de pastorear y cuidar el rebaño del Señor. En un evento similar con Jesús, éste le había prometido a Pedro y a su hermano Andrés hacerlos pescadores de hombres (Mateo 4:19 y Marcos 1:17).

Ahora se dirige únicamente a Pedro y lo comisiona para ser pastor de ovejas. La idea del escritor del Evangelio es mantener el tema del Buen Pastor. Pedro debe convertirse en ese pastor idóneo, dispuesto a amar (ágape) de tal modo que éste dispuesto a ofrecer su propia vida a causa de sus ovejas.

«Si Señor Tu Sabes Que Te Quiero»

Jesús inicia el diálogo con una pregunta: “¿Me amas más que éstos?” el fácil mencionar que a Pedro le llegan imágenes de unos días atrás, cuando él había pregonado su amor por Jesús, asegurando que estaría dispuesto a morir por su Señor, pero terminó negándolo tres veces. Sin embargo le contesta: “Señor, tú lo sabes todo, tú sabes que te quiero”.

Querido hermano y hermana, si decimos amar a Jesús, debemos al igual que Pedro pastorear sus ovejas, como bien refleja Juan, es tan importante la palabra como los gestos para seguir a Jesús. Cuando dice: «sígueme» esta palabra es una invitación a la fidelidad y aunque muchas veces acudan a nosotros la duda y la incertidumbre, estemos seguros que Él seguirá a nuestro lado. Por ello nos da libertad para decidir si le seguimos o no.

Si decidimos seguir al Señor, tenemos la misión de ser pescadores de hombres, por supuesto que podemos en algunas ocasiones experimentar la rigidez del corazón, la dificultad de acercar a las personas al Maestro.

Pero Él nos insiste para que sigamos echando las redes, que realicemos la pesca milagrosa, que sigamos insistiendo sin cansancio de liberar a las personas de la esclavitud del pecado junto a Cristo.

Debemos insistir en pescar personas abiertos a la presencia misteriosa de Jesús.

Hoy en día es imperativo para la Iglesia disponer de mensajeros seglares de la buena noticia. Buscar maneras y formas de atracción a la persona de Jesús, a su forma de vida, este es el camino ideal para alcanzar la felicidad verdadera. Es el mayor regalo que podemos hacerle a quien amamos.

Acompañando a Pedro, delegado de Jesús al cuidado de la Iglesia Apostólica, debe mantenerse el Discípulo Amado, quien tipifica al creyente que se distingue por su amor y fidelidad al Señor. Los dos representantes, la autoridad y el carisma del creyente genuino, deben caminar como hermanos en mutuo respeto en la Iglesia de Jesús.

Hoy el Señor se dirige a ti y a mi y nos repite la misma pregunta: “¿Me amas?” ¿Cuál va a ser nuestra respuesta? «Si Señor tu sabes que te quiero». No basta con una respuesta positiva. Es indispensable una acción contundente que demuestre ese amor. Jesús se anticipa a cualquier reacción y nos pide: “apacienta mis corderos” (v. 15).

Como podemos ver mis queridos hermanos, nosotros estamos hoy llamados a recordar que somos amigos de Jesús, que lo amamos y encontramos sólo en Él, muerto y resucitado, la razón de ser de nuestra existencia. Renovando nuestra adhesión por amor a Él, también nosotros recibiremos el encargo de ser mensajeros de Cristo, vivir en esta misión es cumplir activamente en la Iglesia el propósito de Dios, aún en situaciones de persecución, como lo hizo Pedro.

La triple oración de Pedro me parece muy hermosa: ¡Señor, tú sabes que te quiero!. ¿ no te parece hermoso que tú y yo le digamos siempre a nuestro Señor cuanto lo queremos?.

Vida: Señor Jesús: ayúdanos a cumplir la misión que nos confías, sin dejarnos amilanar por las dificultades y persecuciones.
Amén.

Artículos Recomendados:

Jesús el buen Pastor | Los beneficios de escuchar su voz

Un mandamiento nuevo | ¿Está todavía sin estrenar? ¡Mira la respuesta!

Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*