Santisima Trinidad | El Misterio De Dios Por Fin Revelado

santisima trinidad

Con la solemnidad de la Santisima Trinidad que celebramos hoy, se concentra en lo que llamamos el núcleo mismo de nuestra fe: el misterio de nuestro Dios uno y trino, modelo último y más perfecto de cada persona, cada familia y cada comunidad cristiana.

(Proverbios 8:22-31): El libro de los Proverbios nos enseña un lindo poema en donde se personifica la sabiduría divina, aqui recordamos particularidades y funciones junto a Dios aun desde la misma creación. En esta escena vemos prefigurado al Hijo, Palabra y Sabiduría eterna del Padre.

(Romanos 5:1,5): En la Carta a los Romanos, Pablo recuerda la esencia del Evangelio cristiano en su dimensión trinitaria: el Padre Dios nos justificó y salvó por medio de su Hijo, muerto y resucitado, y nos sigue mostrando su amor mediante el Espíritu Santo.

Del Evangelio según san (Juan 16:12-15): También el texto del Evangelio de Juan, en el contexto de los discursos de despedida de Jesús, hace una clara alusión al carácter trinitario del misterio de Dios. En efecto, Jesús, el Hijo, promete y anuncia la venida del Espíritu Santo, para seguir la obra iniciada por Él en el corazón de los creyentes, y para glorificar al Hijo, como Él a su vez glorificó al Padre con su vida. El Espíritu Santo guía a los creyentes a la verdad plena, recordando la enseñanza de Jesús, recibida a su vez del Padre: en ellos, pues, hay una comunión perfecta.

Santisima-Trinidad

Santisima Trinidad

Si creemos cuanto nos enseña la Biblia desde sus primeras páginas; es decir, que fuimos creados a imagen y semejanza de Dios, eso significa que, guardando las proporciones, también nosotros gozamos de esa dimensión trinitaria en el amor y la comunión. Somos hijos del Padre, hermanos redimidos por el Hijo y templos vivos del Espíritu, llamados a irradiar su presencia y santidad en el mundo.

Quién Es La Santisima Trinidad

El misterio de la Santísima Trinidad tiene que ver con que existe un solo Dios en donde habitan 3 personas distintas: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

Este misterio se ha revelado por la Persona, palabras y acciones de Jesucristo nuestro Señor. Luego de haber hablado a través de los Profetas, El Padre envió a su Hijo, Jesús, quien nos dio la Buena Nueva de la salvación. Este es el mensaje del Nuevo Testamento. Jesús a través de sus palabras y acciones, y más aún con su sagrada Persona, nos dio a conocer las más extensas verdades acerca de Dios.

Jesús nos ha revelado los secretos del Reino de los Cielos. La suprema de sus enseñanzas es el secreto de Dios mismo. Nos ha hablado de la vida de Dios. Nos enseñó que siendo uno solo Dios, hay en Él tres Personas distintas. Nos dijo sus nombres: Padre, Hijo y Espíritu Santo.

  • Jesucristo se presentó a Sí mismo como el eterno y divino Hijo de Dios. Afirmó que es su hijo, el Unigénito del Padre, y a la vez que es igual al Padre.
  • Jesús nos dio a conocer a su Padre. Cada vez hablaba de Él llamándolo por este nombre. Nos enseñó a que amemos a nuestro Padre del cielo. Él quiere ayudarnos en todas las necesidades de alma y cuerpo. Quiere llevarnos a todos sus hijos a hogar celestial.
  • Jesús reveló a la tercera Persona divina, el Espíritu Santo. Luego de la Resurrección El Padre y el Hijo, lo enviaron para santificar a la Iglesia. Jesús había ofrecido enviar a la tercera Persona, que al igual que el Padre y el Hijo en unidad también es Dios.

Jesús, el Divino Maestro, comunicó a sus apóstoles acerca del verdadero Dios y los invitó ser hijos de Dios por el sagrado don del Espíritu.

Honramos a la Santísima Trinidad cada vez que conscientemente aceptamos que Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo están presentes en nuestro ser. Le honramos así mismo cuando entendemos por la gracia y con la ayuda de la fe que por el Bautismo estamos invitados a mantener una íntima unión de amor con las tres divinas Personas.

Qué es la Santísima Trinidad | Video

Santísima Trinidad | En la Creación, Encarnación y Pentecostés

En la Creación, El Padre se presenta como principio de todo lo que existe.
En la Encarnación, Dios se encarna en Jesús, por amor a los hombres, para hacernos libres de las ataduras del pecado y darnos la vida eterna.
En Pentecostés, el Padre y el Hijo presentan su amor en la vida del hombre en la Persona del Espíritu Santo, cuyo propósito es santificarnos, iluminarnos, y ayudarnos con sus dones a alcanzar la vida eterna. Para entender este gran misterio, tenemos ciertos símbolos que son comprensibles a nuestra razón:

La Santísima Trinidad es tipificada como un triángulo.

Si te das cuenta, podrás ver que cada vértices es parte del triángulo y sin embargo cada uno es distinto uno de otro. También podemos tipificar a la Santísima Trinidad como una vela prendida: La vela tífica al Padre creador, la cera que escurre es el Hijo salvador, que viene del Padre y la llama encendida es el Espíritu Santo que santifica. Como vez los 3 son “vela”, pero son distintos entre sí.

¿Qué hacemos cuando nos persinamos?

“En el nombre del Padre, Hijo y Espíritu Santo” Es muy frecuente que los católicos repitamos estas palabras, tanto al inicio como al final de una oración.

Siempre que realizamos la señal de la Cruz, recordamos el misterio de la Santísima Trinidad.

  • En el nombre del Padre: Ponemos la mano sobre la frente, señalando el cerebro que controla todo nuestro cuerpo, recordando en forma simbólica que Dios es la fuente de nuestra vida.
  • …y del Hijo: Dirigimos nuestra mano hacia el pecho, donde está el corazón. Este es el símbolo del amor. Con esto recordamos que por el amor a la Iglesia, Jesucristo se encarnó, murió y resucitó para librarnos del pecado y llevarnos a la vida eterna.
  • …Y del Espíritu Santo: Dirigimos la mano hacia el hombro izquierdo y luego en el derecho, teniendo presente que el Espíritu Santo nos ayuda a cargar con el peso de las adversidades, nos ilumina el camino para vivir en obediencia a los mandatos de Jesucristo.

Algunas personas arguyen que no es verdad ya que no podemos comprender el misterio de la Santísima Trinidad a través de la razón. En realidad es verdad, no podemos comprenderlo con nuestra mente, necesitamos la gracia que viene de la fe, ya que se trata de un misterio. Es un hermoso misterio, en donde el amor se hace evidente en su hijo Jesús.

A continuación te comparto algunos artículos de mucho interés:

El Espíritu Santo, ¿Es solo una paloma? Mi Opinión al respecto
La Misión de Jesús Desde Su Ascensión
Amar a Dios, ¿Cómo demostramos que lo amamos?

Con todo afecto tu amigo y hermano.

Victor Hugo

 

Correo Electrónico:
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*