Reflexiones Católicas – Las 3 Chozas Del Monte Tabor

las 3 chozas del monte tabor

2da. Timoteo 1,8-10. En su carta a Timoteo, San Pablo retoma la enseñanza a los romanos que veíamos la semana pasada, acerca de la destrucción de la muerte por obra de Jesucristo. Nuestro Salvador, dice el Apóstol, ‘destruyó la muerte y ha hecho brillar la luz de la vida y de la inmortalidad’. Justamente, en estas semanas cuaresmales, tratamos de disponer el espíritu a la recepción del misterio de la gloria de Cristo resucitado, por el camino de la conversión y la penitencia.

Del monte en que fue tentado Jesús, la lectura de hoy pasa al otro monte, al Tabor, donde el Señor se transfiguró. Es la palabra que utiliza San Mateo para ayudarnos a comprender el cambio que se produjo en la figura de Jesús cuando se puso a resplandecer como el sol y vieron llegar, como que vinieran de la casa vecina, a Moisés y Elías. Es decir, se hizo presente todo el pasado del Pueblo de Dios, legislación y profecía, pero ya instalado en un futuro de gloria.

Reflexiones Católicas – Siguiendo a Jesús

Así como Pedro, Santiago y Juan subieron con Jesús al monte tabor, así también tu y yo debemos subir con Jesús a un encuentro con el Padre. Cuando menciono el término subir, me refiero a crecer, crecimiento personal, crecimiento espiritual. Si seguimos a Cristo de una manera adecuada sin lugar a dudas experimentaremos madurez, y esta madurez se ve reflejada en un cambio de vestido, el milagro de la transfiguración será una realidad en nuestras vidas.

Dejar a Dios intervenir en la vida del creyente es disponerse a ser transformado radicalmente, a vivir la transfiguración desde una nueva perspectiva, desde una promesa que motiva a invertirlo todo; desde una intimidad que, aunque anuncia la cruz y la muerte, lleva también en sí la certeza de la resurrección, derrota, muerte y pecado.

También vemos que Pedro, habitualmente el más expresivo de todos, exclamó en medio de su aturdimiento: ‘¡qué bueno sería quedarnos aquí!’. La inexplicable situación le causaba, de manera certera y desbordante, esa satisfacción que llamamos felicidad. Aunque todavía no se había familiarizado con el otro mundo que se abría en ese monte, e incluso sintió enseguida un temor profundo ante la voz de Dios. La misma forma condicional en que habla deja ver que se daba cuenta del carácter transitorio de aquella experiencia. Pero ya su espíritu quedó vinculado a la esperanza de la vida eterna.

Hermano y hermana, dejémonos guiar por Jesús y experimentemos aquí en la tierra la alegría inefable de la vida eterna,  las 3 chozas es una respuesta de alegría, una alegría inexplicable, es el resultado de ser salvos y ver a Dios mismo con toda su gloria. Edifiquemos entonces en cada uno de nuestros hogares 3 chozas, en donde siempre haya alegría y esperanza a pesar de las adversidades.

Dios nos invita a través del evangelio de hoy, a que escuchemos a su hijo, escuchar en este caso quiere decir obedecer, ser mansos ante la voz de Jesús.  Recuerden queridos hermanos que todo momento de felicidad en la vida es un regalo de Dios que nos anticipa la vida futura, nuestro destino de salvación.

Con todo afecto tu amigo y hermano.

Victor Hugo

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*