Reflexiones Católicas – Como Covertirnos En Sal Que Da Buen Sabor A La Vida

sal de la tierra

La misión de los cristianos no se agota en la conquista personal de la vida eterna, sino que también trae consigo una responsabilidad hacia esta vida y este tiempo que nos toca vivir. Es más, no sería posible dedicarse a la propia salvación sin activar aquel amor fraterno que, justamente, define a los discípulos del Señor. La vieja tendencia al individualismo no tiene lugar en la vivencia de la fe cristiana. Así nos dice hoy el Señor: ‘Ustedes son la sal de la tierra. Si la sal se vuelve insípida, ¿con qué se le devolverá el sabor? Ya no sirve para nada y se tira a la calle para que la pise la gente’.

Reflexiones Católicas – La Sal Que Da Buen Sabor A La Vida

La sal no solamente condimenta y hace más apetecibles los alimentos. Además los preserva de la corrupción, que venía a ser un aporte insustituible en los tiempos del Señor, cuando no había cadenas de frío. Este es un rasgo esencial en la intención de la parábola. Dejada una familia o una sociedad a su propio peso, conforme a las inclinaciones naturales de la humanidad, tiende a la corrupción.

Le vence la tendencia hacia abajo y se enseñorean de la vida social costumbres y estructuras atentatorias a la dignidad humana, con rasgos a veces increíbles de crueldad. Mientras sobreviven unas pocas hilachas de nobleza y equidad. Los cristianos en su mundo y su cultura, en su vida económica y política, tienen la tarea de aportar la sal que sostenga la buena salud de sus instituciones, impulsando incansablemente cuanto alimenta el bien común. Es una tarea capilar, al nivel de la acción minúscula de cada molécula de sal. Pero es grandiosa porque trae la participación en la felicidad del mismo Dios.

Espero que esta pequeña reflexión sea de mucha utilidad para tu vida, me ha dado mucho gusto saludarte y espero en el Señor seguir siendo el canal, donde el amor de Dios fluya a tu vida y a la de tus seres queridos.

Con todo afecto.

Hno. Victor

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*