Predicar La Palabra | Cualidades Del Buen Predicador CATÓLICO

cualidades-del-buen-predicador

Uno de los trozos de la Sagrada Escritura que guarda gran parte de la doctrina de Jesús, es el Sermón de la Montaña. En este trozo del Evangelio de San Mateo, capítulo 5, encontramos los rasgos bien delineados que deben estar marcados en el rostro y en la vida del predicador; mejor dicho, en su perfil.

Cualidades Del Buen Predicador | Corazón de pobre

Dios es la única riqueza del predicador. No se cambia a Dios por nada. El predicador que tiene el corazón pobre siempre quiere aprender, para predicar la palabra de Dios, le gusta escuchar a otros predicadores, no está lleno de sí, sino que continuamente está dispuesto a oír.

Cualidades Del Buen Predicador | El que llora

En Jesús el predicador busca consolar a su pueblo. Muchas veces cuando Jesús vio a la multitud sedienta de oír la Palabra de Dios, quedó lleno de compasión. El predicador es aquel que habla movido por la compasión por el pueblo que sufre, es aquel que llora junto con el pueblo, que no queda ajeno a su sufrimiento y a sus angustias, es la voz del Señor que ampara, apoya, exhorta y consuela.

Cualidades Del Buen Predicador | Es manso

¡Cómo es agradable conducir un caballo manso, que acepta el mando de las riendas! ¡Cómo es agradable acariciar un cachorro manso, que hace compañía, que alegra una casa! El predicador es manso, no es agresivo, sabe ser cariñoso al predicar la palabra de Dios, dócil sin perder la autoridad y la compostura ante el error. No quiebra la caña cascada, ni apaga la mecha que aún humea (Cf. Isaías 42:3).

predicar-la-palabra-cualidades-del-predicador

Predicar La Palabra | Cualidades Del Predicador

Cualidades Del Buen Predicador | Es justo

San José fue llamado el “hombre justo”. Justo es un guante que reviste una mano, porque le es útil para manejar las cosas. San José fue llamado justo porque superó la Ley, aunque podía obrar según la Ley si hubiera querido. Si hubiese obrado así, habría dejado a la Virgen María en mala situación. Ser justo es no querer el mal para el hermano, amándolo más allá de la Ley.

Nuestra tierra necesita justicia, donde el derecho sea respetado y la opresión del pobre sea combatida con todas nuestras fuerzas. El justo de la Biblia supera la Ley. Ésta solamente regula lo mínimo ético para amortiguar los conflictos sociales. Ella es muy poco para el predicador.

Cualidades Del Buen Predicador | Es misericordioso

Usar misericordia es imitar el corazón de Jesús. Es saber perdonar como Jesús (Cf. Juan 8:1-11), y no quedarse midiendo a las personas. Tener misericordia es tener actitudes de ayuda al hermano que sufre, es salir de sí, es gastar tiempo con el hermano, es ser como el samaritano que acudió a atender a su prójimo caído en el camino (Cf. Lucas 10:25-37).

El término misericordia viene de una combinación de dos raíces latinas: miseria y cor. Miseria significa desgracia, infelicidad; por extensión, sufrimiento. Cor es corazón. Misericordia es tener en el propio corazón el sufrimiento del hermano; es sentir con las cuerdas del corazón el dolor de los hijos de Dios. Un servidor del Señor, que decide predicar la palabra de Dios debe poseer este sentimiento como característica de un verdadero heraldo de Cristo.

Cualidades Del Buen Predicador | Tiene el corazón puro

Tener el corazón puro es tener el deseo de servir a Dios con rectitud de intención, es no tener malicia, no dejar que los malos pensamientos y deseos se alimenten en nuestro interior, no predicar con segundas intenciones.

Cualidades Del Buen Predicador | Es pacífico

Ser pacífico no significa ser débil. Pacífico es aquel que es fuerte, pero sabe dosificar su fuerza. Ser pacífico es transformar las situaciones de riña, de guerra, de resentimientos, de desamor, en ambiente de armonía, de perdón y de amor. El perfil del predicador refleja la paz de Jesús. El predicador a través de la palabra de Dios, lleva la paz a los conflictos que se propagan en el corazón de los hombres.

Cualidades Del Buen Predicador | Calumniado y perseguido

Acepta con resignación ser calumniado por amor a Jesús. No se venga, espera con paciencia que la verdad venga a flote. No se defiende. El Señor es su defensa. Hace de las injusticias sufridas un abono para enriquecer su humildad.

Ese rasgo del perfil del predicador, que desea servir predicando la palabra, es fruto que el Espíritu Santo hace madurar en el corazón del predicador humilde. Así él acepta las críticas, reconoce los errores y nunca se venga de los ataques que sufre, ni siquiera cuando tiene la razón. Todo lo soporta por amor a Jesús.

Te recomiendo además los siguientes artículos:

Con todo afecto tu amigo y hermano.

Victor Hugo

Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*