Parábola del hijo pródigo, ¡Aquí la reflexión!

Parábola del hijo pródigo – Historia de la Biblia

La historia de la parábola del hijo pródigo, también conocida como la parábola del hijo perdido, sintoniza con las parábolas de la oveja perdida y la moneda perdida. Jesús responde a la denuncia de los fariseos: “Este hombre recibe a los pecadores y come con ellos”.


Jesús cuenta la historia de un hombre que tiene dos hijos. El hijo menor le pide a su padre que le diera su parte de la finca de la familia como herencia anticipada. Una vez recibido, el hijo inmediatamente se embarca en un largo viaje a una tierra lejana y comienza a perder su fortuna viviendo perdidamente. Cuando el dinero se le acabó, vino una gran hambre que golpeó el país donde vivía, en esta situación el hijo se encuentra muy desesperado. Consigue un empleo alimentando cerdos. Él es tan pobre que ni siquiera aspira a comer la comida asignada a los cerdos.

El joven finalmente llega a sus sentidos, recordando a su padre. Con humildad, reconoce su insensatez, decide regresar a su padre y pedirle perdón y misericordia. El padre, que había estado observando y esperando, recibe a su hijo de vuelta con los brazos abiertos. Él está muy contento por el regreso de su hijo pródigo. Inmediatamente el padre se dirige a sus siervos y les pide que preparen una fiesta gigante en celebración del regreso de su hijo.

Mientras tanto, cuando el hijo mayor regresa del trabajo, se encuentra con una gran fiesta,  la celebración por el regreso de su hermano menor le parece injusto. El padre trata de disuadir al hermano mayor de su ataque de celos explicando: “Tú siempre estás conmigo, y todo lo mío es tuyo”.

Parábola del hijo pródigo – Puntos de interés

La Parábola del hijo Pródigo

la parabola del hijo prodigo

  • Por lo general, un hijo recibiría su herencia en el momento de la muerte de su padre. El hecho de que el hermano menor (hijo pródigo) instigó la división inicial de la finca de la familia muestra una indiferencia rebelde y orgullosa por la autoridad de su padre, por no hablar de una actitud egoísta e inmadura. El hecho de pedir la herencia a un padre es una falta de piedad, significa independencia y no querer saber nada de su padre.
  • Los cerdos eran animales inmundos, a los Judíos no se les permitía ni siquiera tocar los cerdos. Tanta era el hambre que tenía el hijo pródigo que incluso quiso comer el alimento de los cerdos, pero ni esto se le permitió, esto nos revela que él había caído muy bajo. Este hijo representa a una persona que vive en rebelión con Dios. Mis queridos hermanos, no esperemos caer fondo para finalmente reflexionar y reconocer nuestro pecado.
  • El padre es una imagen del Padre Celestial. Dios espera pacientemente, con amorosa compasión para restaurarnos cuando volvamos a Él, con un corazón humilde. Él nos ofrece todo lo que hay en su reino, Dios no se fija en nuestro pasado, su misericordia es infinita, cuando volvemos a los brazos de nuestro padre, nuestra situación es restaurada y nos devuelve la dignidad de hijos de Dios.
  • Vemos además que el hijo mayor es claramente una imagen de los fariseos. En su justicia propia se han olvidado de regocijarse cuando un pecador se vuelve a Dios. La amargura y el resentimiento que mantiene el hijo mayor de perdonar a su hermano menor, le impide ver el tesoro que significa disfrutar una relación constante con el padre.

En síntesis mis amados hermanos, el significado del evangelio de hoy, concuerda con otros textos muy repetidos en todo este tiempo cuaresmal, tenemos un Padre  misericordioso que perdona nuestros errores y malicias. La conocida parábola del hijo pródigo deja ver la desfachatez y desenfreno del hijo querido, quien solo se decidió a regresar donde el padre cuando llegó al extremo de la indigencia. Pero el padre le esperaba todos los días, lo acogió con un abrazo y una fiesta sin dejarle siquiera que pronunciara su discurso de arrepentimiento, porque el gesto de regresar era suficientemente claro. Siempre es tiempo de regresar, mientras vivimos en el tiempo. Lo mejor en esta Cuaresma es regresar y quedarse.

Reflexión en audio:

Si desean escuchar la reflexión “La Paciencia de Dios y nuestra Salvación” da clic aquí

Con todo afecto Hno. Víctor

Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....



One Response to “Parábola del hijo pródigo, ¡Aquí la reflexión!”

  1. CELIA LOURDES OCHOA RODRIGUEZ dice:

    ESTA PARABOLA, ES UNA DE LAS QUE MÁS ME GUSTAN, Y SOBRE TODO EN ESTOS DIAS DE CUARESMA. GRACIAS POR ESTAR SIEMPRE AL PENDIENTE CON SUS PREDICAS.

    DIOS LO BENDIGA

Leave a Reply

*