Padres en extinción

Hoy que festejamos el día del padre, se me viene a la mente una pancarta que ví en la entrada de la Iglesia cuando iba a misa, su literatura me llamó la atención, decía así: “Padres en extinción“, y meditando un poco en el texto me dí cuenta que lamentablemente es una realidad, los padres de la actualidad no ejercen su rol como los padres de hace algunos años atrás, el tiempo que se le da a la familia en realidad se ha disminuido considerablemente por el afán exagerado de generar dinero para el “sustento del hogar”, eso en los mejores de los casos, en otros lamentablemente los padres han perdido el liderazgo familiar ya no existe la disciplina y rectitud con la que educaban antes a los hijos, ya no hay las enseñanzas y consejos que con sabiduría se impartían en largas tertulias familiares.

Padres en extinción quiere decir que hemos perdido el verdadero concepto de paternidad, ahora lo que existe son  padrillos (semental apto solo para la reproducción), padres que solo fecundan y luego abandonan a los hijos, padres irresponsables e inconcientes, padres que solo viven para el trabajo, y se olvidan que la mejor inversión es el tiempo que se le dé a la familia.

Cuando un hijo ve a su padre con respeto, admiración, amor, esa imagen se refleja también a Dios, un hijo abandonado, descuidado por su padre difícilmente podrá creer en Dios; Los padres estamos llamados a inculcar en nuestros hijos valores morales pero además valores cristianos, enseñarles que deben tener un amor práctico y genuino por Dios, nuestro creador, enseñarles con el ejemplo a ser personas íntegras ante Dios y ante los hombres.

Si queremos realmente honrar a nuestro padre celestial en este día y todos los días de nuestra vida seamos padres maduros, eduquemos a nuestros hijos con amor, llevándolos de la mano por el camino de la devoción sincera y práctica a la persona de Cristo Jesús, recordemos que si reflejamos en nuestra vida a Cristo y si al mismo tiempo somos canales de bendición para nuestros hijos enseñándoles también a ellos a reflejar a Cristo, alegraremos el corazón de nuestro padre celestial, finalmente este es el propósito de Dios.

Evitemos la extinción paternal con la ayuda de Cristo Jesús, abramos nuestro corazón a las cosas de Dios, no nos dejemos llevar por las cosas del mundo cuando nos dice que el dinero es los más importante en la vida, pongamos en orden de prioridad nuestro asuntos.

Para que Dios nos bendiga siga este orden:

1. Amar a Dios por sobre todas las cosas, con toda nuestra mente, con todas nuestras fuerzas, esto significa que usted deberá encomendarse a Dios todos los días de su vida, desde que se levanta, consulte con Dios todas sus decisiones, encomiende a Dios su familia, cuando vaya al trabajo, cuando esté con su amigos, piense en Dios, respire a cristo, no es una exageración, es algo práctico que irá experimentando poco a poco.

2. Combata el término padres en extinción dedicándole tiempo a su familia, separe 30 minutos todos los días y hable con sus hijos mirándolos fijamente a sus ojos, pregúnteles cómo les fue en la escuela, cuantos amigos tienen, cómo se llaman sus amigos, etc.. y siempre escúchelos, no haga como el que los escucha, y recuerde siempre mírelos a los ojos, ellos deben sentir que tienen un papá que los escucha. Del mismo modo haga esto con su cónyuge, puede ser antes de acostarse, hable con su esposa mirándole a los ojos; pregúntele como está, cómo se siente, entable un diálogo de interés sincero con la madre de sus hijos.

3.  Trabaje para el propósito de Dios, lleve a su familia a misa todos los domingos, practique los sacramentos de la Iglesia, hable de Dios a sus amistades, si es posible participe en las actividades de la iglesia de su parroquia, si tiene habilidad para predicar hágalo, si tiene habilidad para cantar hágalo, pero busque la manera de servir a Dios, estamos llamados a anunciar la buena nueva a toda la creación (Mc 16,15).

4. El trabajo es la última de las prioridades que usted debe considerar, no se confunda, no estoy diciendo que se despreocupe del sustento de su familia, al contrario usted debe ser un padre responsable en este asunto, lo que quiero decir es que usted deberá organizarse mejor atendiendo este orden, si usted sigue estos consejos Dios lo va a bendecir con abundancia en todos los aspectos de su vida.

La invitación es que dejemos de ser padres en extinción y pasemos a ser padres portadores de bendición, mis más sinceros deseos de paz y amor familiar en Cristo Jesús a todos los padres.

Hno. Victor Hugo Redrován

Quizá también te interese:

¿Cuál es el deseo de Dios para el hombre?

Cristo nuestro modelo subjetivo y objetivo

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*