Obreros De La Viña Fueron Sorprendidos Con Un Pago Inesperado

Hoy Jesús nos comparte la parábola de los obreros de la viña, tomada del evangelio según San Mateo 20:1-16. Esta pequeña historia nos hace ver que había bastante necesidad en la viña en donde su propietario se vio en la necesidad de buscar trabajadores, el paseaba por las calles y las plazas del pueblo buscando obreros para su viña. Veamos entonces la enseñanza de la parábola de los trabajadores de la viña.

Obreros de la viña buscando trabajo

Dice el texto bíblico que estos obreros estaban buscando trabajo en las calles del pueblo, al igual que estos obreros de la viña, tu y yo también necesitamos trabajo, necesitamos ganarnos el denario de la vida eterna, hoy con claridad el mensaje nos muestra que que este contratista generoso tipifica a Jesús que viene a ofrecernos ese trabajo: el trabajo por su viña, por su Iglesia. ¿Cuál será el pago por este empleo? como te mencioné, el pago será el denario de la vida eterna.

obreros de la viña del señor

Obreros de la Viña del Señor

Es necesario observar cuánta necesidad existe en el mundo. Los obreros de la viña no solo pueden ser misiones; también en nuestra ciudad se necesita de obreros, en nuestra parroquia, con seguridad en nuestro hogar. La realidad es que a unos les hace falta la comida y a otras personas les hace falta el alimento espiritual, que es la palabra de Dios. ¡No tiene relevancia la edad o los recursos que tengamos! Cada quien tiene una vocación muy específica que Dios le ha donado, cada cual tiene la oportunidad de ser obrero de la viña del Señor en un campo determinado, una tarea insustituible. ¿Cuál es nuestra misión? obviamente nuestra misión es reflejar a Cristo en mis acciones. Como bautizado soy un cristiano debo ser un referente de vida a través del testimonio.

Para los obreros de la viña existirá otras maneras de trabajo

Por supuesto que sí, en la viña del Señor podemos laborar en la: la oración de intercesión, el consejo al prójimo, la ayuda económica, etc. Solo es cuestión de pensar un poquito en qué podemos servir, y seguro que encontraremos un apostolado que nos venga a la medida. Y si no, pregúntale a tu párroco.

El Señor te necesita. Necesita tu talento, tu inteligencia, tu mano amiga, tu servicio para hacer algo por los demás. Decídete a ser un apóstol y prepárate para el premio de la vida eterna.

Si te ha parecido edificante esta reflexión de los obreros de la viña, te animo a compartirla en tus principales redes sociales.

Te invito a escuchar las siguientes reflexiones:

Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*