La felicidad no es un destino, es un camino

Uno de los más profundos anhelos del ser humano es ser feliz, siempre estamos en búsqueda de la verdadera felicidad, pero a veces no la encontramos. Nos convencemos de que la vida será mejor después de cumplir 18 años, después de casarnos, después de conseguir un mejor empleo, después de tener un hijo, después de tener otro hijo; entonces nos sentimos frustrados porque nuestros hijos no son lo suficientemente grandes, y pensamos que nos sentiremos felices cuando lo sean. Después nos lamentamos porque son adolescentes difíciles de tratar, ciertamente nos sentiremos más felices cuando salgan de esa etapa.

Nos decimos que nuestra vida será completa cuando nuestro(a) esposo(a) le vaya mejor, cuando tengamos un mejor carro o una mejor casa, cuando podamos ir de vacaciones, cuando estemos retirados.

La verdad es que no hay mejor momento que este para ser felices. Si no es ahora ¿Cuándo?. Debemos reconocer que en la vida siempre habrá algo que comenzar, siempre habrá un obstáculo en el camino, algo que resolver primero, algún asunto que terminar, una deuda que pagar, finalmente debemos darnos cuenta que estos obstáculos son la vida misma.

Escuchemos los detalles de este artículo por medio del siguiente audio, la felicidad no es un destino es un camino.

Clip de audio: Es necesario tener Adobe Flash Player (versión 9 o superior) para reproducir este clip de audio. Descargue la versión más reciente aquí. También necesita tener activado Javascript en su navegador.

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*