Homilia Dominical – Confortados Por Fe De Los Apostoles

lasllevesdelreino

Mateo 16. 13-19: Jesús les preguntó: “Y ustedes, ¿quién dicen que soy yo?” Pedro contestó: “Tú eres el Mesías, el Hijo del Dios vivo.” Jesús le replicó: “Feliz eres, Simón hijo de Juan, porque esto no te lo ha revelado la carne ni la sangre, sino mi Padre que está en los Cielos.

Y ahora yo te digo: Tú eres Pedro (o sea Piedra), y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia; los poderes de la muerte (del Hades) jamás la podrán vencer. Yo te daré las llaves del Reino de los Cielos: lo que ates en la tierra quedará atado en el Cielo, y lo que desates en la tierra quedará desatado en el Cielo.” Palabra del Señor.

La liturgia solemne de los apóstoles convoca a la escucha de las maravillas que Dios realiza en quienes, a pesar de su debilidad, se abandonan a su palabra y a su misericordia que todo lo puede.

Homilia Dominical – La confianza En Dios

Cuando todo nos va bien. Cuando la vida nos sonríe. Cuando nos creemos dueños y seguros de que dominamos cuanto acontece a nuestro alrededor. Cuando el éxito nos abraza con su tentadora sonrisa. Es entonces cuando parece espontáneo confiar en Dios.

Pero qué sucede cuando nos acercamos a la pasión, cuándo aparece el rechazo de los demás, cuando aparecen los fracasos continuados o las limitaciones propias de nuestra humanidad?

Es aquí cuando de verdad se hace evidente la Fe y la confianza en el Señor, pues en muy fácil decir que creemos en el señor, pero que complicado puede resultar practicar esa Fe.

Queridos hermanos nuestra opción por Jesús, nuestra relación personal con él, debe estar fundamentada desde la confianza en Dios.

Por eso Jesús felicita a Pedro y le confía la misión de ser la roca sobre la que se asentará su Iglesia. Él lo ha reconocido como Mesías el Hijo de Dios porque el Padre se lo ha revelado. No por su capacidad racional, sino por su confianza. Por eso es elegido mayordomo y supervisor de su Iglesia, con poder para interpretar y adaptar la ley.

Homilia Dominical – Jesús Funda Su Iglesia

Jesús funda su Iglesia, las notas de la verdadera Iglesia de Cristo se desgranan en el Credo como ‘una, santa, católica y apostólica’. Donde queda en claro que creemos en la unidad de la Iglesia querida por Cristo, una y única. Santa por todo lo que encierra de divino, aunque aparezca con las limitaciones y lacras de un rostro humano. Católica, en virtud de su universalidad, que abarca a todos los pueblos de todos los tiempos. Y apostólica, porque viene de los doce primeros en cadena ininterrumpida.

La fiesta de hoy, dedicada a los Apóstoles San Pedro y San Pablo, trae el mensaje de que no resulta arbitrario añadir la nota de ‘romana’. Nuestra Iglesia, la Iglesia , es Iglesia romana, porque la sucesión de Pedro radica en Roma, adonde llegó el Apóstol para morir en martirio. Esa misión de Pedro, como fundamento o roca, depositario de las llaves, encargado de confirmar la fe de sus hermanos, permanece en la ciudad romana que guarda su tumba en la colina vaticana. A corta distancia se encuentra la tumba de San Pablo, igualmente martirizado en Roma, después de sembrar la semilla de la fe con increíble dinamismo.

Decir Católicos romanos significa simplemente referirse a la verdadera Iglesia de Jesucristo, no a un grupo o fracción, a una entre muchas comunidades cristiana. La solemnidad de los grandes apóstoles reaviva en nosotros, los miembros de la Iglesia apostólica, el gozo de saber que hemos sido constituidos sobre sólidos fundamentos, no porque no tuviesen debilidades, sino porque en esa debilidad el Señor ha querido mostrarse fuerte y poderoso.

Contemplemos a estos dos hombres, su grandeza y su flaqueza, y sobre todo lo que ellos significan para nuestra fe y el anuncio del Evangelio al mundo.

Con todo afecto.

Hno. Victor

Correo Electrónico:
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*