El Espíritu Santo ¿Es Solo Una Paloma?, Esta Es Mi Opinión

Espiritu Santo En Pentecostés

Esta celebración es el broche de oro del tiempo pascual. Mientras en la tradición judía Pentecostés tipificaba el don de la Ley en el Sinaí, en nuestra fe cristiana está vinculada al don del Espíritu Santo que constituye a la Iglesia misionera.

(Hechos de los Apóstoles  2:1-11): Los Hechos de los Apóstoles ofrece un relato más catequético que histórico, de la venida del Espíritu Santo sobre los apóstoles reunidos en oración. El Espíritu Santo en forma de viento impetuoso y lenguas de fuego revela su acción que motiva y da vida a la Iglesia.

Como lo recuerda San Pablo, ese accionar del Espíritu Santo y sus dones es el que hace posible el testimonio de los creyentes, y reúne a los hermanos en la unidad, que nutre con la diversidad de carismas y dones que Él suscita.

espiritu-santo-es-una-paloma

Espíritu Santo es solo una paloma

Del Evangelio según (San Juan 20:19-23) El relato del evangelio, según la versión que tiene Juan del suceso sobre la venida del Espíritu, menciona que fue el mismo día de la resurrección cuando Jesús se presentó en medio de sus discípulos para comunicarles el don del Espíritu, y con Él, la paz y la alegría, así como la capacidad transferida para perdonar los pecados, y el envío misionero a evangelizar el mundo. Todos superaron el temor, la inseguridad y el miedo que los mantenía encerrados: es el momento oportuno para salir a llevar la Buena Noticia por doquier.

La celebración de Pentecostés nos permite recordar y renovar en nuestro interior la presencia del Espíritu Santo, que debe ser el personaje principal de la vida personal y eclesial. No puede seguir siendo “el gran desconocido” o en algunos casos como dice el título de este artículo “solo una paloma”.

Quién Es El Espíritu Santo

La primera respuesta teológica: EL Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad, pero para un mejor entendimiento la Iglesia nos enseña que el Espíritu Santo es el resultado del inmenso amor entre el Padre y el Hijo. Este amor es tan hermoso y perfecto que da origen a una tercera persona.  Entonces el Santo Espíritu es el amor de Dios que habita en nosotros, por ello somos capaces de amar a Dios y al prójimo.

No lo podemos encapsular en términos ni en formulas ya prefiguradas, hay muchas personas que piensan que el Espíritu Santo es una paloma que se dibuja en unos cuantos cuadros.

Dice: (1 Corintios 12:13) Aquí vemos que hemos sido bautizados en un solo Espíritu para formar un solo cuerpo, por lo tanto la presencia del Espíritu Santo en nosotros tiene repercusiones, y es interesante porque cuando vemos en el texto donde San Pablo reconoce su inclinación al mal concluye en el Capítulo 8 con alegría y da gracias por el Espíritu Santo que se nos ha dado.

El Espíritu Santo es el asistente de Dios, es nuestro gran aliado en el camino espiritual, es el santificador y dador de vida. Es el que anima nuestra alma y anima a la Iglesia.

El Espíritu Santo ¿Es una persona?

El Espíritu Santo es una persona porque posee las características de la personalidad. Explicándolo en otras palabras, posee intelecto, emociones y voluntad. Una fuerza o una manifestación insustancial no posee intelecto, ni tampoco posee emociones ni voluntad; pero la palabra de Dios nos dice que  El Santo Espíritu sí tiene estas 3 características de personalidad.

En (Hechos de los Apóstoles 13:2) vemos claramente la voluntad del Espíritu. Nos hace un llamado al ministerio. Muchas veces decimos: “Dios me llamó”, pero en la práctica la persona encargada de eso es el Espíritu Santo. También sobre que el Espíritu habla está en (1 Timoteo 4:1).

El Espíritu Santo Es Dios

Las Escrituras declaran con claridad que Dios es una trinidad. Es difícil entender el concepto de tres personas en una. Los seres humanos somos finitos y Dios es infinito. Algunos creyentes no aceptan el misterio de la trinidad porque no están claros si el Espíritu Santo es divino. Quiero llamar tu atención a lo que la Biblia dice en cuanto a la divinidad del Espíritu Santo.

La deidad del Espíritu Santo se manifiesta por el hecho de que él se llama el “Espíritu Eterno”. (Hebreos 9:14). Él tuvo parte en la creación. (Génesis 1:2).

Toda la Escritura es inspirada por Dios, menciona (2 Timoteo 3:16). Pedro dice que es la obra del Espíritu Santo. (2 Pedro 1:21).

Además (Hechos de los Apóstoles 5:3-4) dice que el Espíritu Santo es Dios. (1 Juan 5:7) dice que son 3 los que dan testimonio en el cielo, y estos 3 son uno solo. Todo esto nos confirman que el Espíritu Santo también es Dios.

Porqué El Espíritu Santo Es Para Muchos Una Paloma

Para cuántos de nosotros el Espíritu Santo es solo eso:¡una paloma! cabe señalar que en forma de paloma descendió el Espíritu Santo sobre Cristo cuando se bautizó en el Jordán, esta es la razón por la cual se le ha representado muchas veces de esta manera en el arte sagrado.

En la Sagrada Escritura se nos habla del Santo Espíritu utilizando muchas imágenes, una forma pedagógica de enseñanza, pues nuestra pobre inteligencia humana, es incapaz de comprender y conocer el misterio Dios. En la lectura que acabamos de leer, se nos dice que bajaban”como forma de lenguas de fuego” que se situaban sobre cada uno de los discípulos.

Pero ¡El Espíritu Santo y sus dones no es precisamente una paloma! o lenguas de fuego o un simple viento.

Por ejemplo ¿Cómo  se podría mantener un trato humano, profundo y personal con un animalito irracional? De forma correcta podríamos decir que la paloma es un bello símbolo que representa la paz, y nada más.

Sin embargo, como mencionamos anteriormente el Espíritu Santo es la tercera Persona de la Trinidad Santísima y Dios verdadero.

Hablando de viento vemos como el mismo Cristo en el Evangelio de hoy usa también esta imagen para hablarnos del Espíritu Santo, la misma palabra espíritu significa, en su etimología, viento: del latín, spíritus que quiere decir decir soplar.

El libro del Génesis nos narra que, cuando Dios creó al hombre lo moldeó utilizando barro, “le sopló en las narices y así se convirtió en un ser vivo” (Génesis 2:7). De la misma manera Cristo, como el Padre, sopla su Espíritu en sus apóstoles para transmitirles la vida.

El Espiritu Santo en la fiesta de pentecostes

El Espíritu Santo En La Fiesta De Pentecostés

Queridos amigos y hermanos sin soplo de vida nada existe. Así como el cuerpo sin alma es un cadáver, así también, el hombre sin el Espíritu Santo muerto está, fácilmente se corrompe. Por eso, en el credo, decimos que “creemos en el Espíritu Santo, que es el Señor que da la vida”.

¿Y cómo nos transfiere esa vida? Cristo mismo lo dice: “a quienes les perdonen los pecados, les quedan perdonados…” Como te puedes dar cuenta, esta es la vida de la gracia santificante, que dan los sacramentos: el bautismo, la confesión, la Eucaristía y los demás.

Él es el Espíritu que santifica, que nos da la vida, que nos motiva y “anima” todo. Es esto lo que Cristo nos quiere comunicar con la imagen del viento.

Vemos además la imagen del fuego a lo largo de toda la Biblia. Es el la imagen que tipifica la luz, el calor, la fuerza. El Espíritu Santo es el fuego que anima la fe, amor, fuerza y vida. Pero, nunca olvidemos que aparte de todas estas imágenes el Espíritu Santo es, sobre todo, DIOS mismo.

Es Dios mismo que vive dentro de nosotros, tal como lo dijo Jesús (Juan 14:23).

Podemos decir que una persona que amamos vive dentro de nosotros por el amor. El Espíritu Santo en la Trinidad Santísima habitan dentro de nosotros por el amor, fe,vida de gracia, sacramentos y virtudes cristianas. El “Huésped dulce del alma” es otro de los nombres; y san Pablo nos recuerda que somos templos del Espíritu Santo (1 Corintios 3:16).

Hay tantas cosas que podríamos mencionar sobre Espíritu Santo y nunca terminaríamos. Aquí lo más importante no es el conocimiento, sino dejar que Él viva realmente dentro de nosotros. Y esto es posible si lo aceptamos en nuestro corazón a través de la gracia santificante.

Dios vivirá en nosotros si es que eliminamos el pecado y los vicios para que Él sea verdaderamente el único Dios y Señor de nuestra vida. ¿Por qué no comienzas ya desde este mismo momento?

A continuación te comparto algunos artículos de mucho interés:

Vida: Señor Jesús: que siempre diste a conocer el don del Espíritu a tus discípulos, permítenos también a nosotros acogerlo y dejarlo actuar, para que nos dé paz, alegría y vida nueva.

Amén.

Con todo afecto tu amigo y hermano.

Victor Hugo

Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*