Diseño divino de una Familia Feliz

Cuando escuchamos el término familia feliz, se no viene a la mente un hogar en donde hay amor, comprensión, compromiso, entrega, lamentablemente hoy más que nunca la familia está siendo atacada ferozmente, el enemigo apunta toda su artillería hacia la familia, que está siendo destruida, ya los divorcios son el pan de cada día, inclusive las parejas jóvenes se casan ya con la alternativa del divorcio, mucho se escucha decir “sino me va bien, me separo”, Imagínense hermanos.
Una enorme cantidad de hijos quedan sin hogar, sin la presencia del padre, y de la madre, están abandonados, llenos de traumas, dolor, sentimientos de abandono, desolación, inseguros y expuestos a cualquier clase de desgracia.

Satanás apunta a la familia porque es la base de la sociedad, y específicamente al matrimonio, porque hermanos si la pareja está mal, los hijos crecerán mal y así se daña una generación entera y más. Es alarmante la tasa de divorcios en el mundo.
Hoy desesperadamente necesitamos hogares felices, matrimonios felices, para poder formar hijos felices.
Muchas personas dirán ya no aguanto más, ya no puedo más, este matrimonio no tiene arreglo, pero veamos que nos dice Dios al respecto
Mt 19,4-6 Jesús les contestó: ¿No han leído ustedes en la Escritura que el que los creó en el principio, “hombre y mujer los creó”? y dijo: Por eso, el hombre dejará a su padre y a su madre para unirse a su esposa, y los dos serán como una sola persona. Así que ya no son dos, sino uno solo. De modo que el hombre no debe separar lo que Dios ha unido.


Base del matrimonio
Muchas parejas se casan muy enamoradas, que se derriten en miel el uno por el otro, se casan con muchas ilusiones de formar su hogar, su familia…pero después de un tiempo, viene uno y dice al otro, YA NO TE AMO, separémonos ya no siento lo mismo, ya no siento nada al verte, se fue la ilusión, se fue el amor.
Queridos hermanos esto sucede porque basamos nuestro matrimonio en sentimientos, en emociones, no ponemos la base de nuestro matrimonio donde debemos, NO PODEMOS BASARNOS EN LOS SENTIMIENTOS, porque los sentimientos pueden variar según las circunstancias, ESO NO ES AMOR, Dios es amor.
Así mucha gente dirá hoy no siento ganas de trabajar, por lo tanto no iré.
Un niño dirá, no quiero ir a la escuela, en consecuencia no irá.
Es un error basarse en los sentimientos, porque los sentimientos son muy bonitos cuando los tenemos en control, pero debemos de considerar que los sentimientos varían de acuerdo a las circunstancias Satanás utiliza nuestros sentimientos para destruir.
Para planificar una familia feliz lo debemos hacer con amor genuino, el amor es una DECISIÓN, y es un mandato de Dios, Jesús dio una orden, no dijo si sientes, si quieres, si te nace amar, es un mandato y tú decides si amar o no, claro que el Señor mismo te da el su Espíritu para que puedas cumplir ese mandato.

Dios no le trajo a Adán 3 Evas para que vea con cual es compatible, cual le gusta más, Jesús dijo amen a sus enemigos, cuanto más a nuestra esposa, madre de sus hijos, nuestras preferencias naturales no siempre van de acuerdo con el propósito de Dios, planifiquemos con Dios una verdadera familia feliz.


Salmos 127,1 Si el Señor no construye la casa, de nada sirve que trabajen los constructores; si el Señor no protege la ciudad, de nada sirve que vigilen los centinelas.
Si Dios no construye tu matrimonio, tu familia en vano trabajas en tu matrimonio, de nada vale que te esfuerces tratando de conquistar a la mujer más bonita o tú al hombre más adinerado, más apuesto, porque si Dios no construye tu casa, estas construyendo sobre la arena, y que pasa cuando viene los problemas, la casa se cae.
¿Qué pasa cuando ya no eres joven?, ¿cuándo te viene la bancarrota?, ¿qué pasa con tu matrimonio, con tú familia?
Algunos ponen la base de su matrimonio en su cónyuge, hasta hay una canción que dice, “Yo sin ti me muero” muchos se suicidan porque su esposa o esposo los dejan, NO HERMANO, no pongas tu confianza en el ser humano, sino en Dios, y todo viene por añadidura.

Lamentablemente hay solteros y solteras que para escoger a su pareja cierran los ojos y cuando ya se han casado y han pasado unos cuantos meses o los primeros años, recién ahí abren los ojos, se dan cuenta que han sido un par de desconocidos, lo mejor es hacer lo contrario, en la etapa de enamorados deben abrir bien los ojos, ver si son compatibles, conocer sus respectivas familias, etc, y una vez casados cerrar los ojos, soportarse y amarse mutuamente, lo primero que debes ver, es que él o ella AME más a DIOS que a ti.

De nada sirve que pongas a tus hijos en un colegio de ricos para que se casen bien. Padres de ustedes dependen el futuro matrimonio de sus hijos, pongan en oración y pidan buenos esposos para sus hijos desde que están pequeños.
Y ustedes solteros, oren porque esta es la 2da elección más importante de sus vidas SU ESPOSO o ESPOSA.
Y los que ya están casados…pues les toca ¡conformarse¡ y seguir adelante buscando del Señor para alcanzar la comprensión. Imitemos entonces a la familia de Nazareth, que supieron enfrentar muchas necesidades y dificultades, manteniéndose unidos y haciendo siempre la voluntad de Dios.

Que Jesús, José y María, bendiga sus hogares.

Atte. Victor Hugo Redrován



boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*