Corrección Fraterna – Cómo Practicarla Sin Causar TRAUMAS

El evangelio de hoy nos invita a meditar sobre cómo debe ser la corrección fraterna entre hermanos cristianos, Jesús nos presenta el llamado “discurso eclesiológico” donde pone de manifiesto las normas de comportamiento básicas de una comunidad cristiana: la ‘corrección fraterna’, el perdón de los pecados en el seno de la comunidad y el valor de la oración común.

La corrección fraterna es muy importante, porque todos somos pecadores, pero esta educación fraterna debe ser hecha con prudencia, con amor, con misericordia. Antes de exponer a alguien al escarnio público, es mejor disuadirlo personalmente que abandone su error, y sólo si no quiere aceptar, se debe llevar su caso a la comunidad. Pues es en la comunidad donde alcanza su sentido pleno el perdón de los pecados, así como la oración y la práctica del amor fraterno y solidario: “Donde dos o más se reúnen en mi nombre, ahí estoy yo”.

Qué nos enseña la corrección fraterna

En este evangelio encontramos unos puntos importantes que sin duda podemos reflexionar, el primer aspecto que quisiera compartir contigo es cuando Jesús dice: “si tu hermano comete un pecado, ve y amonéstalo a solas, si te escucha habrás salvado a tu hermano”.

correccion fraterna

Corrección Fraterna  ¿cómo hacerlo con amor?

Creo que esa primera reflexión es muy importante porque nos habla de la corrección fraterna, creo que cada uno de nosotros tiene que ser consciente que la salvación no solamente es individual, sino que el señor también nos utiliza a nosotros, el quiere que nos salvemos en racimo.

Es decir que sería penoso que solo veles por tu salvación, olvidándote de tus padres, hermanos, hijos, etc. Sin lugar a dudas el Señor desea que todos nos salvemos, y

Aquí viene este aspecto de la corrección fraterna:

si uno de mis hermanos, de mis seres queridos está por el mal camino, mi deber si si digo amarlos, es corregirlos e indicarles en camino correcto. Y no hay que tener miedo, no hay que tener ese temor de que va a pensar, de que no me va hablar, recordemos que una de las obras de misericordia es corregir al que se equivoca.

Si la corrección se la hace con amor, si uno lo hace con un corazón lleno de misericordia, con un corazón que busca el bien, sin duda que eso el Señor va a bendecir. Mira aquí el vídeo: http://youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=XMHo1g4VdNU

¿Qué significa esto? significa que hay que tener humildad, esto significa que tanto como tu y yo debemos reconocer un error cuando lo hemos cometido, y aceptar el concejo que eventualmente alguien nos lo de.

Tengo que estar abierto a recibir consejo, cultivando la humildad. Esta es la forma que el Señor quiere encaminarnos, no vamos solos. El Señor pone muchos instrumentos en nuestro camino para ir por la senda del bien.

Por otro lado también estamos llamados a corregir fraternamente a nuestro prójimo. Con esto nos está diciendo el Señor que la corrección es muy buena porque es un servicio que se le da al prójimo. Pero antes debemos considerar 2 recomendaciones:

Corregir con el testimonio

La primera es que, antes de corregir por ejemplo a nuestro hijos o a nuestros educandos, debemos estar muy conscientes de no equivocarnos en aquello mismo que corregimos; y, por tanto, el que corrige -ya se trate de un maestro, de un educador y, con mayor razón, de un padre o madre de familia- debe hacerlo siempre con el testimonio de vida y ejemplo de virtud, y después también podrá hacerlo con la palabra y el consejo.

Siempre debemos tener presente el sabio proverbio popular de que “las palabras mueven, pero el ejemplo arrastra”. Las personas –sobre todo los niños, los adolescentes y los jóvenes– se dejan inculcar con mayor facilidad cuando observan un buen ejemplo que cuando escuchan una palabra de corrección o una llamada al orden.

Corrección fraterna con respeto

La segunda recomendación es que en la corrección fraterna, debemos ser bondadosos y respetuosos con las personas, sin llegar a humillarlas ni avergonzarlas jamás, y mucho menos en público. ¡Cuántos jóvenes han llegado a sufrir graves laceraciones en su psicología y afectividad por una educación errada! en muchos casos hombres y mujeres han sido traumados por humillaciones sufridas de niños por parte de maestros y personas de autoridad.

Cómo practicar la corrección fraterna – Vídeo

Si te ha parecido interesante este post sobre la corrección fraterna te animo a compartirla a tus contactos en tus redes sociales. Pidámosle al Señor, que al corregir, procuremos usar una gran bondad, mansedumbre y miramiento, y de un hondo sentido de la justicia y la equidad.

Quizá también te interese las siguientes reflexiones:

Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*