Cómo Ser Sal de La Tierra Y Luz Del Mundo – ¡No Te Lo Puedes Perder!

luz del mundo y sal de la tierra

Mis queridos hermanos, el Señor usa estas dos imágenes  “Sal y Luz”, para hacernos comprender lo que espera de sus discípulos, de cada cristiano.

La sal es indispensable en nuestra vida; no falta en ninguna cocina. Pueden faltar otros condimentos más refinados, pero no la sal. La sal resalta el sabor natural de los alimentos y así hace agradable la comida. En tiempos pasados se usaba la sal también para evitar la corrupción de ciertos alimentos, salando por ejemplo el pescado, la carne y algunas legumbres.

Además la sal tiene cierto poder desinfectante. Por ejemplo hacemos gárgaras con agua de sal para combatir la faringitis, a pesar de su gran utilidad, la sal es “humilde”: no cuesta mucho, no se guarda en recipientes preciosos, y está a disposición en todas partes.

Sal De La Tierra – Dar Buen Sabor A La Vida

Precisamente las características de la sal, quiere Jesús que reluzcan en nuestra vida. Un cristiano debe dar buen sabor a la vida: en su familia, entre amigos, en el lugar del trabajo, por dondequiera que actúe. Debe contribuir a que haya confianza, fraternidad, ayuda mutua, alegría y paz en sus alrededores.

Cuando somos motivo de alegría en nuestro hogar, estamos dando buen sabor a las relaciones de familia, cuando somos personas transparentes en nuestro actuar nos convertimos en personas confiables, cuando apaciguamos los ánimos caldeados en determinada situación de violencia, nos convertimos en personas portadores de paz, en consecuencia nos convertimos en sal de la tierra que da buen sabor a la vida de los hermanos.

Luz Del Mundo – Reflejar La Enseñanza De Cristo

Ser luz del mundo significa en primer lugar, que nuestra vida refleje la enseñanza de Cristo. Un cristiano que es honrado y responsable, que trata a su prójimo con respeto y amor, que no participa en acciones “chuecas” ni injustas, que colabora para el bien de su familia, en el colegio y el barrio, que recibe los sacramentos y “da a Dios lo que es de Dios” a través de la oración y la Misa dominical, éste es luz para el mundo.

Ser luz del mundo significa ser referente de vida, dar testimonio con el buen ejemplo, cuando nosotros como padres somos responsables en nuestra familia, nos convertimos en modelos de padres, cuando tu mi querido jovencito eres obediente con tus padres, cuando eres responsable con tus estudios, cuando sirves con amor en tu parroquia, eres un ejemplo a seguir.

Basta ya de ser cristianos mediocres, la mediocridad no es de Dios, seamos cristianos excelentes, seamos cristianos íntegros, seamos sal de la tierra y luz del mundo para la honra y la gloria de Dios.

Como siempre mis queridos amigos y hermanos, sus comentarios son bienvenidos, ayúdame a difundir este mensaje. Te deseo un lindo día en Cristo Jesús.

Con todo mi afecto.

Hno. Víctor

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*