Cómo Estar Preparados Para La Venida De Cristo

Comenzamos el año litúrgico, con el Adviento. La propuesta del evangelio de hoy nos invita a estar preparados para la venida de Cristo. Parece un anuncio televisivo que se repite todos los años, “quedan cuatro semanas para la Navidad” y algunos, ya están pensando en el descanso invernal o veraniego, según las latitudes. Es irónico, mientras la mayoría habla de descansar del bullicio fin de año, la propuesta de dios es de vigilar y proyectar, mientras muchas personas se disponen a celebrar el nacimiento de Jesús como una fiesta semi-pagana, Mateo nos anuncia que debemos esperar al que está por venir.


Los discípulos le preguntaban a Jesús: “Dinos, ¿cuál será la muestra de tu venida y cuando será el fin de esta edad? (Mateo 24:3) Inmediatamente Jesús les dice que nadie lo sabe, solo el Padre (Mateo 24:36).

Te invito a prestar atención a estas dos características sobre la segunda venida de Cristo.

La segunda venida de Cristo será inesperada

Queridos amigos, a Mateo le preocupa la repentina venida de Cristo en el mundo, que coge a los hombres desprevenidos. Hace dos mil años, cuando los originales cristianos estaban muy consientes de la venida inminente de Cristo, se aceptaba con toda normalidad este lenguaje apocalíptico. Hoy, nuestros sentimientos son muy diferentes y no nos dicen gran cosa. Vivimos en la era del inmediatismo, todos apurados por resolver sus problemas, todos apurados por llegar pronto al trabajo, apurados por llegar pronto a casa, apurados y ansiosos por ganar más dinero para solventar algunos gastos y a la vez tener alguna comodidad, vivimos prácticamente distraídos en este mundo que nos olvidamos de estar preparados para la venida de Jesús. Mira el vídeo de la parte inferior para ver mas detalles.

Estar preparados para la venida del señor

Estar preparados para la venida del señor

La venida de Cristo nos invita a estar preparados

Lo segundo es mantenernos vigilantes o preparados para la segunda venida de Cristo. Si Mateo nos previene de la indiferencia de la gente del tiempo de Noé, ante la llegada del diluvio, ¿qué nos advertiría hoy a cada uno, sumidos en cosas pequeñas, completamente indiferentes de lo sustancial de la vida?

Debemos reconocer que el único objetivo es prevenirnos para que no malgastemos la vida. No se trata de ser aguafiestas atemorizándonos con un juicio severo. Yo sé que en las películas de hoy nos dibujan el fin del mundo como algo horrible, nos da mucho miedo el solo pensar ver un meteorito acercarse a nuestro planeta, vemos en estas películas como el meteorito destruye todo, olas inmensas que tapan ciudades enteras, gente gritando y todo es caos y destrucción.

Debemos reconocer que esa es la misión de este mundo, eso vende. Es verdad que ya estamos muy cerca al fin de los tiempos. Y nuestra actitud debe ser la de un verdadero cristiano. El fin del mundo para un cristiano será el día de su muerte corporal, luego Cristo va a venir y va a reinar en este mundo, el reino de Dios se va a ser presente en medio de nosotros.

Por lo tanto ese dia no hay que tenerle miedo sino mas bien aguardarlo con esperanza y sobre todo preparados y mantenernos en gracia. Si nuestro espíritu no está preparado, si no hay una anterior vida de oración, un deseo genuino de aceptar al Señor, una fe sólida, un anhelo real de unir nuestra vida a la suya, entonces la venida de Jesús no tendrá un verdadero sentido. Mira el vídeo de la parte inferior para compartirte la reflexión completa.

Cómo estar preparados para la segunda venida de Cristo


Una espera vigilante, paciente y activa es la recomendación del Evangelio de hoy. Pues el encuentro es con una persona, Cristo, de quien nace una intensa experiencia de amor que libera y orienta hacia sus caminos, haciendo de cada uno de nosotros peregrinos de justicia y esperanza y de nuestras comunidades “el monte del Señor, la casa de los hijos de Dios”

Camino: ¿Cómo nos preparamos para esperar al Señor que viene a traernos la paz y la justicia? ¿Hacemos de nuestra vida un lugar donde aflora la esperanza?

Vida: Danos Señor la gracia de permanecer atentos a la venida de tu amado Hijo, para que cuando llegue y toque nuestra puerta estemos vigilantes en la oración..

Correo Electrónico:
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*