Category Archives: Respuestas Católicas

¿Se puede bautizar a los niños?

El bautismo es el sacramento que nos limpia de todo pecado, haciéndonos cristianos, hijos de Dios y miembros de la Iglesia (hechos 2,38; 1 Corintios 12,12-13; Romanos 6,3-5).

En la actualidad, es común escuchar dos ideas erróneas respecto al bautismo:

Correo Electrónico:

¿Como crean duda las sectas cristianas en los Católicos?

¿Por qué no te pasas con nosotros? se oye decir, nosotros no tomamos ni fumamos. En nuestro templo hay visiones y revelaciones, se cura, se habla en lenguas… se siente muy bonito. Algunos llegan a desmayarse, nuestro pastor seguido ve a Jesús y habla con Él personalmente.

De esta manera, muchos tratan de perturbar la fe de la gente sencilla, para llevársela a sus grupos. Pero aquí el problema es otro: Jesús, ¿fundó o no UNA SOLA IGLESIA?

¿Por qué los Católicos comulgan?

Antiguamente, cuando se ofrecían víctimas de animales a Dios, el que las ofrecía, participaba de ellas. Ahora pasa igual, con la diferencia de que nuestra ofrenda a Dios, es infinitamente mejor que todas las víctimas anteriores. Por tanto, la participación en la ofrenda a Dios, es inmensamente más provechosa para nosotros, de lo que eran las victimas antiguas.

¿Puedo YO solo interpretar la Biblia?

Algunos protestantes dicen que cada persona – con la asistencia del Espíritu Santo tiene las luces necesarias para entender e interpretar la Biblia, sin necesidad de alguna autoridad que se le explique. Esto se conoce como la “libre interpretación” de la Biblia. Se fundamenta en textos como los siguientes:

¿Necesitamos confesar los pecados a un Sacerdote?

Muchos se preguntan el por qué debemos confesar nuestros pecados a un sacerdote, si éste es tan o más pecador que nosotros. Valga la pena mencionar aquí que hasta el mismo Papa tiene que confesarse y recibir la absolución de parte de su confesor.

Dicen los no católicos: “Sólo Dios puede perdonar los pecados y no ha comunicado a los hombres tal poder. Basta pues, confesarse directamente con Dios”.

¿Es bíblico orar a los Santos?

En los comienzos de la Iglesia, se llamaba “santos” a todos los creyentes de Jesús: a los que ya estaban con Él en el cielo (1 Tesalonicenses 3,13), y también a los que todavía estaban en la tierra (2 Corintios 1,1). A estos últimos se les llamaba “santos” (aunque todavía no lo fueran), para estimularles por la meta común de todo creyente la santidad: “Serán santos, porque santo soy yo” (1 Pedro 1,6).