Category Archives: Predicar la palabra

Para Predicar La Palabra De Dios ¿Se Debe Practicar La Humildad?

predicador-humilde

Seguimos estudiando el perfil del predicador, en esta oportunidad veremos la humildad como cualidad importante en todo predicador. La palabra humilde viene de la raíz latina humus, que significa la parte fértil del suelo. Es en el humus donde la semilla da buenos frutos. Haciendo una transposición de significados, podemos decir que el predicador humilde es aquel cuyo corazón es humus para acoger la semilla del Reino, que es la Palabra de Dios.

Cómo Predicar La Palabra Siendo Amigo Intimo De Dios

Amigo íntimo de Dios

Toda persona que desea predicar la palabra de Dios en todo tiempo, además del don de la fe, debe necesariamente ser íntimo amigo de Dios. El predicador se sienta a los pies del maestro. Solo Jesús posee las palabras ciertas para decir a los otros discípulos que escucharán al predicador.

Porqué Para Predicar La Palabra De Dios, Se Debe Tener Fe

La Fe del predicador católico

A fin de predicar la palabra de Dios, indiscutiblemente la fe es el motor en el ministerio de la palabra. La fe del predicador católico debe ser madura. Esa especie de fe lleva a la adhesión incondicional al plan de Dios.

Predicar La Palabra | Porqué El Predicador Católico Debe Ser Paciente

predicar-la-palabra-paciencia-delpredicador-catolico

Habíamos dicho en el artículo anterior que los rasgos del perfil del predicador están representadas por cualidades innatas y cultivadas. Mencionamos 2 perfiles: Vivir la realidad de su pueblo y la responsabilidad.

Predicar La Palabra | Cuál Es El Perfil De Un Predicador

perfil-del-predicador

Para predicar la palabra de Dios es necesario tener ciertos atributos, tanto humanos como espirituales. Muchas personas, con el correr de la historia han tenido perfiles semejantes a los de Jesús. En los siguientes artículos reflexionaremos el perfil de dos personajes que tuvieron una predicación semejante a la del Maestro.

Predicar La Palabra En El Ministerio Sacerdotal ¡EL GRAN DESAFIO!

predicar-la-palabra-en-el-ministerio-sacerdotal

Predicar la palabra fue la tarea principal de Jesús. ¿Quién lo duda? En consecuencia, instituyó a doce para que estuvieran con él, y enviarlos a predicar con el poder de expulsar a los demonios (Marcos 3:14).

La comunión con él sería la preparación; los signos posteriores serían credenciales para testificar el mensaje; la tarea por realizar era ¡predicar! Y cuando el Maestro quiso reducir a la forma más breve posible la misión que encomendaba a sus apóstoles, dijo simplemente: Vayan y prediquen (Marcos 16:15).