¿Puedo YO solo interpretar la Biblia?

Algunos protestantes dicen que cada persona – con la asistencia del Espíritu Santo tiene las luces necesarias para entender e interpretar la Biblia, sin necesidad de alguna autoridad que se le explique. Esto se conoce como la “libre interpretación” de la Biblia. Se fundamenta en textos como los siguientes:

  • Ustedes investigan las escrituras, ya que creen tener en ellas vida eterna; ellas son las que dan testimonio de mí” (Juan 5,39).
  • Cuando venga Él, el Espíritu de la verdad, los guiará hasta la verdad completa; pues no hablará por su cuenta, sino que hablará lo que oiga y les anunciará lo que ha de venir” (Juan 6,13)
  • Y, entonces, abrió sus inteligencias para que comprendieran las escrituras” (Lucas 24,25).

Respuesta Católica sobre la libre interpretación de la Biblia

Para comprender bien el significado de estas palabras hay que estudiarlas dentro del contexto o narración donde fueron dichas o escritas.
Las dos últimas citas están dirigidas a los apóstoles, no a la gente en general; ellos y sus sucesores, en efecto, tendrán la asistencia especial del Espíritu Santo para interpretar y enseñar la palabra de Dios escrita.

Las palabras de Jesús en Juan 5,39 no establecen la interpretación privada de la Biblia. Los fariseos no querían aceptar la divinidad de Jesús, a pesar de los milagros que hacía y del testimonio que había dado de Él Juan Bautista. Conociendo Jesús que ellos leían habitualmente las Escrituras (el Antiguo Testamento), los anima a que las revisen y de este modo se den cuenta de que Él es el Mesías prometido.

Se debe notar, además, que estas palabras: “Ustedes investiguen las Escrituras….”, les dice a los letrados de la ley, que tienen como encargo enseñar y explicar las escrituras, como manda la ley:
“Y acudirás a los sacerdotes levitas y al Juez que entonces esté en funciones te ajustarás a las instrucciones que te haya dado…. Si alguno procede insolentemente, no escuchando ni al sacerdote que se encuentra allí al servicio de Yahvé tu Dios, ni al Juez, ese hombre morirá….” (Deuteromonio 17, 9-12).

Tratándose de un libro antiguo, escrito por muchas personas hace muchos años y en una cultura muy distinta a la nuestra, resulta difícil muchas veces encontrar el verdadero significado de muchos pasajes bíblicos. Por esto es que muchas personas se equivocan al interpretar la Biblia, dando origen a la innumerable cantidad de nuevas “iglesias”. Hay textos en la Biblia que demuestran que no siempre es un libro fácil de entender.

“El Espíritu dijo a Felipe: “Acércate a ese carro” Felipe (el diácono) corrió hasta él y le oyó leer al profeta Isaías y le dijo: ¿Entiendes lo que vas leyendo? Él contestó:
¿Cómo lo puedo entender si nadie me hace de guía?. Rogó a Felipe que se subiera y se sentara con él” (Hechos 8,29-31)

San Pedro es del mismo parecer cuando dice:
“Pero, ante todo, tengan presente que ninguna profecía de la Escritura puede interpretarse por cuenta propia” (2da. Pedro 1,20). Explicando después más detalladamente añade:

“La paciencia de nuestro Señor juzguen como salvación, como les escribió también Pablo, nuestro querido hermano, según la sabiduría que le fue otorgada. Lo escribe también en todas las cartas cuando habla en ellas de esto. Aunque hay en ellas cosas difíciles de entender, que los ignorantes y débiles interpretan torcidamente – como también las demás escrituras – para su propia perdición” (2Pedro 3,15-16).

Por lo tanto, quien no está instruido puede interpretar erróneamente la Escritura.. Debemos interpretar la Biblia correctamente. Los católicos tenemos la gracia de contar con la autoridad docente (Magisterio) instituida por Cristo, como salvaguarda de una correcta interpretación de las escrituras. El Magisterio lo componen el Papa y los obispos en comunión con él.
Vemos qué escribió Martín Lutero, exponente de la “libre interpretación” de la Escritura, cuando unos pocos años después pudo ver el fruto de su teoría:

“Hay tantas sectas y opiniones como cabezas. Éste niega es bautismo; aquel, los sacramentos, el de más allá cree que hay otro mundo entre el nuestro y el día del juicio. Unos dicen que Jesucristo no es Dios; otros dicen lo que se les antoja. No hay palurdo ni patán que no considere inspiración del cielo lo que no es más que sueño y alucinación suya” (GRISAR, Hartmann. Lutero).

En síntesis: nuestro Señor instituyó en su Iglesia una autoridad docente que enseñara, en su nombre, el Evangelio a todas las personas. A los apóstoles, reunidos en una montaña de Galilea, dijo estas solemnes palabras:
“Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra. Vayan, pues y hagan discípulos a todas las gentes bautizándolas en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo, y enseñándoles a guardar todo lo que yo les he mandado. Y he aquí que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo” (Mateo 28, 18-20).

“Quien a ustedes escucha, a mí me escucha; y quien a ustedes rechaza, a mí rechaza; y quien me rechaza a mí, rechaza al que me ha enviado” (Lucas 10,16).

Conclusiones:
1. Según las palabras de Jesús, el Magisterio de la Iglesia es el verdadero intérprete de las Escrituras. Por tanto, no podemos interpretar la Biblia sin la ayuda de un ministro de Dios, debemos creer lo que la Iglesia enseña y rechaza.
2. Los Católicos podemos y debemos leer asiduamente las Escrituras, lo que no debemos es caer en el error de llegar a interpretaciones equivocadas, es que existe tan gran número de grupos religiosos y sectas, que tanto dividen a nuestras familias.

Sus comentarios son bienvenidos.

Victor Hugo Redrován

Quizá también te interesr:

Tres veces santo

La libertad está en el Espíritu del Señor

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

One Response to ¿Puedo YO solo interpretar la Biblia?

  1. Emanuel dice:

    Hermano Víctor Hugo, teniendo algunos debates con protestantes, me traían siempre el tema del purgatorio, y decían que no hay nada acerca de este en la Biblia, por lo tanto es invención Católica y fruto del demonio, no sé si tiene algún material acerca de este tema o si me podría ayudar a aclarar esta cuestión.
    Un fuerte abrazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*