¿Es bíblico orar a los Santos?

En los comienzos de la Iglesia, se llamaba “santos” a todos los creyentes de Jesús: a los que ya estaban con Él en el cielo (1 Tesalonicenses 3,13), y también a los que todavía estaban en la tierra (2 Corintios 1,1). A estos últimos se les llamaba “santos” (aunque todavía no lo fueran), para estimularles por la meta común de todo creyente la santidad: “Serán santos, porque santo soy yo” (1 Pedro 1,6).

Para mayor claridad, en este documento utilizaremos la palabra “santo” según su significado actual, o sea, para referirnos solamente a aquellas personas cuyas vidas han sido ejemplos sobrenaturales de perfección cristiana y santidad, y que ya están con el señor en el cielo. A continuación veremos las preguntas más comunes que se hacen actualmente acerca de orar a los santos y la Iglesia católica.

¿Cómo sabemos que los “santos” están en el cielo, y que responden a nuestras peticiones? La Biblia en Apocalisis 5,8 muestra que los santos ponen delante de Dios nuestras oraciones:

“… Los cuatro vivientes y los veinticuatro ancianos se postraron delante del Cordero. Tenía cada uno una citara y copas de oro llenas de perfumes, que son las oraciones de los santos”.

¿Cómo pueden escucharnos los “santos” si ellos ya están muertos? Jesús insistió que los miembros del pueblo de Dios que han pasado por esta vida no están muertos y que resucitarán. Él dijo a los judíos que no creían esto:

“Y que los muertos resucitan lo ha indicado también Moisés, en lo de la Zarsa, cuando llama al Señor el Dios de Abrahán, el dios de Isaac y el dios de Jacob, no es un Dios de muertos, sino de vivos, porque para Él todos viven” (Lucas 20, 32-38).

Además, Jesús demostró a Pedro, Santiago y Juan que los santos de la antigua alianza están vivos cuando habló con Moisés y Elías -quienes tenían 150 años de haber fallecido- en el monte Tabor: “Se les aparecieros Elías y Moisés, y conversaban con Jesús” (Marcos 9,4).

¿Adoran los católicos a los santos en el cielo?

No, nosotros no adoramos a los “santos” en el cielo, ni oramos a ellos como oramos a Dios, ya que la adoración (del latín “latría”) se la damos solamente a Dios. Nosotros veneramos (del latín “dulía”) y honramos a estos “santos” como ejemplos de virtud cristiana, procuramos imitarlos en su fe, amor y santidad, y les pedimos que oren por nosotros ante Dios.

¿Cuál es el fundamento para el culto que los católicos dan a los “santos”? En primer lugar, está el ejemplo bíblico en que se honra o venera a los amigos de Dios:

“Los hijos de los profetas que estabán en Jericó, al lado opuesto, viéronle (a Eliseo) y yendo a su encuentro, se incaron en tierra delante de él” (2Reyes 2,15; ver también: 1Reyes 18,3-7).

En segundo lugar existe la siguiente base bíblica para esta práctica. En la Bíblia encontramos la veneración ofrecida a los ángeles (Josué 5,13-14; Daniel 8,17; Tobías 12,15-16). Esta veneración se da a los ángeles por su dignidad sobrenatural, que viene de su unión con Dios (Mateo 18,10).

Ya que los santos están también en unión con Dios (1 Corintios 13,12; 1Juan 3,2), se sigue que ellos también son dignos de veneración.

¿Porqué pedir a un “santo” que ore por mi? ¿No es acaso Jesús el único mediador? (1Tim 2,5) Los  católicos creemos ciertamente que Jesús es el único mediador de la redención entre Dios y los hombres. No obstante, la Bíblia también enseña que como miembros de la Iglesia, podemos pedir oración de apoyo a nuestras intenciones a cualquier otro creyente: ya sea que esté en la tierra o que esté en el cielo, orar a los santos es completamente válido (2Macbeos 15, 11-16; Números 21,7; 1Samuel 7, 8-9; Efesios 6,18).

Si se suele pedir la oración de nuestros hermanos en el cielo, es porque sabemos que la oración de los santos es muy efectiva, ya que ellos están junto a Dios:

“….. la oración ferviente del justo tiene mucho poder” (Santiago 5,16; Proverbios 15,29). Ahora el papel de los santos no es de mediadores de la redención, sino de intercesores, o sea, ellos oran por nosotros al igual que usted o yo podemos pedirle a cualquier persona que ore por nosotros o viceversa. Como vemos, esta práctica es totalmente Bíblica, orar a los santos no resta el más mínimo mérito a Jesús.

¿No es señal de desconfianza para con Dios, el pedir la oración de otros en vez de ir directamente con Él? Los cristianos podemos y debemos dirigirnos directamente a Dios en la oración, pero también podemos recurrir a las oraciones de otros hermanos por nosotros, sin menoscabo del honor y gloria de nuestro Señor. El ejemplo lo da el mismo Pablo, quien pidió a sus amigos que oraran por él, así como él oraba por ellos (y esto es lo mismo que hacemos hoy día los católicos al orar a los santos):

“Pero les suplico…. que luchen juntamente conmigo en sus oraciones rogando a Dios por mi” (Romanos 15,30).

¿Porque tener a los santos como ejemplos de fe? ¿No es Jesús nuestro único modelo? Jesús es nuestro máximo modelo. Su vida se refleja en las vidas de esos que han sido y son sus seguidores. Por eso san Pablo nos dice que podemos tener a otros creyentes, como ejemplos de vida en la fe, para que nos estimulen a creer espiritualmente, podemos recurrir a orar a los santos para que intercedan por nosotros:

“Hermanos sean imitadores míos, y fijensen en los que viven según el modelo que tienen en nosotros” (filipenses 3,17).

“Sean imitadores mío como yo soy lo soy de Cristo” (1Corintios 11,1).

Veamos el testimonio de la Iglesia primitiva, el cual nos comprueba cómo los discípulos más cercanos a los apóstoles entendieron, al igual que nosotros, el papel de los santos:

– San Cirilo de Jerusalén (año 315 – 386): “Conmemoramos a los que han dormido en el Señor, a los patriarcas, a los apóstoles, a los mártires, para que Dios, por su intercesión, despache favorablemente nuestras peticiones” (Myst., V,9).

– San Juan Crisóstomo (año 344-407): “Cuando veas que Dios te prueba, no te pases al enemigo…. Acude más bien a los amigos de Dios, a los mártires, a los santos y a los que leagradaron, porque estos tienen ahora gran poder” (Orat., VII; Adv.Jus.,6).

Lindo día en Cristo Jesús.

Victor Hugo Redrován.

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*