¿A qué llamamos PROTOEVANGELIO?

Se denomina protoevangelio porque narra hechos anteriores al nacimiento de Jesús, el antiguo testamento es la preparación de Cristo. Lo anticipa con anuncios proféticos y con promesas que Dios hace. Lo anticipa con la larga preparación de un pueblo, de una dinastía y una familia. Todo el antiguo testamento está lleno de Cristo, casi podríamos decir “está encinta de Cristo”.

Lo que parece interesante es descubrir como junto a Cristo el texto sagrado en muchas profesías, coloca también a su Madre. El texto más célebre es el llamado “Protoevangelio“. después de la caída del Edén, cuando el Señor Dios dicta sentencia sobre nuestros primeros padres, hace brillar un fulgor de esperanza, la serpiente que simboliza a Satanás es castigada de modo que su victoria no sea definitiva y Dios promete la Salvación que ha sido llamada la primera Buena Nueva.

Gen 3:14 Entonces Yahveh Dios dijo a la serpiente: «Por haber hecho esto, maldita seas entre todas las bestias y entre todos los animales del campo. Sobre tu vientre caminarás, y polvo comerás todos los días de tu vida.

Gen 3:15 Enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu linaje y su linaje: ella te pisará la cabeza mientras acechas tú su calcañar.»

El Catecismo resume así a primera promesa de salvación de que no será abandonado al poder de la muerte. “Tras la caída, el hombre no fue abandonado por Dios. Al contrario, Dios lo llama (cf. Gn 3,9) y le anuncia de modo misterioso la victoria sobre el mal y el levantamiento de su caída (cf. Gn 3,15). Este pasaje del Génesis ha sido llamado “Protoevangelio“, por ser el primer anuncio del Mesías redentor, anuncio de un combate entre la serpiente y la Mujer, y de la victoria final de un descendiente de ésta” (410).

La tradición cristiana ve en este pasaje un anuncio del “nuevo Adán” (cf. 1 Co 15,21-22.45) que, por su “obediencia hasta la muerte en la Cruz” (Flp 2,8) repara con sobreabundancia la descendencia de Adán (cf. Rm 5,19-20). Por otra parte, numerosos Padres y doctores de la Iglesia ven en la mujer anunciada en el “protoevangelio” la madre de Cristo, María, como “nueva Eva”. Ella ha sido la que, la primera y de una manera única, se benefició de la victoria sobre el pecado alcanzada por Cristo: fue preservada de toda mancha de pecado original (cf. Pío IX: DS 2803) y, durante toda su vida terrena, por una gracia especial de Dios, no cometió ninguna clase de pecado (cf. Cc. de Trento: DS 1573) (411).

Pero, ¿por qué Dios no impidió que el primer hombre pecara? S. León Magno responde: “La gracia inefable de Cristo nos ha dado bienes mejores que los que nos quitó la envidia del demonio” (serm. 73,4). Y S. Tomás de Aquino: “Nada se opone a que la naturaleza humana haya sido destinada a un fin más alto después de pecado. Dios, en efecto, permite que los males se hagan para sacar de ellos un mayor bien. De ahí las palabras de S. Pablo: `Donde abundó el pecado, sobreabundó la gracia’ (Rm 5,20). Y el canto del Exultet: `¡Oh feliz culpa que mereció tal y tan grande Redentor!'” (s.th. 3,1,3, ad 3)” (412).

Lo importante es subrayar que, junto al salvador, desde la antigua profecía, está ya presente la Virgen sin mancha. En los planes de Dios está tomada en cuenta así mismo María. Y se afirma su enemistad irreconciliable con su enemigo: “Pongo enemistad entre ti y la mujer”.

Junto al Salvador, su Madre. Así nos lo volverá a presentar San Juan en Apocalipsis (12, 1-6) en una escena en que precisamente aparecen de nuevo los mismos tres personajes de la profesía del Edén: La serpiente antigua y la mujer que da a luz al hijo, que ha de regirlo todo como dominador.

Frente a Adán y Eva, los vencidos, se yerguen los vencedores que reparan la caída: Jesús Salvador y su Madre. San Pablo nos enseña que por la obra de Cristo, también nosotros aplastamos a Satanás bajo nuestros pies (Rom 16,20) y somos vencedores con María y Cristo Señor.

Que María Santísima nos guíe a vivir una vida en completa armonía con su amado hijo.

Bendiciones.

Quizá también te interese:

María en la mente de Dios

Las principales palabras que pronunció de María

 

 

boletin-de-predicas
Ayúdame a difundir este mensaje, compártelo.....

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


*